Los policías locales de Extremadura también podrán usar táser, armas largas o espráis

30.03.2019

El nuevo decreto que obliga a las plantillas a tener chalecos antibalas es valorado de manera positiva siempre que la Junta aumente las ayudas para cumplirlo.

Bajo este epígrafe figuran, entre otros elementos, armas largas de diferentes calibres, tales como escopetas de repetición o semiautomáticas, fusil con calibre hasta 8 milímetros con culata fijo o plegable, subfusil de calibre 9 milímetro Parabellum, también con culata fija o plegable de color, escopeta lanza medios del calibre 12 o calibre 40, rifle anestésico o incluso dispositivo propulsor a gas de aire comprimido de bolas de pimienta. 

Además, se permiten espráis de autodefensa homologados que se utilizarán para limitar la capacidad de reacción de la persona permitiendo al personal de policía local la reducción de un sujeto en actitud hostil y potencialmente agresora. En este caso pueden ser de chorro balístico, de espuma o nebulizadores, que se usan para el control de masas.

Otra arma que el decreto pone a disposición de los policías locales son las defensas eléctricas, las denominadas táser, que deberán tener un alcance mínimo de dos metros y para las que hay que estar habilitado por la Academia de Seguridad Pública de Extremadura (Aspex).

Igualmente, en los próximos cinco años el municipio que lo requiera podrá usar escudos, cascos y material antidisturbios, un equipamiento para el que se tiene en cuenta el tamaño de la plantilla de Policía Local.