El conductor de bus que salvó a la joven de Miralbueno: “La agarré por las piernas, tiré con fuerza y la saqué a la calzada”

08.05.2019

Manuel Izaguerri Sánchez, zaragozano de 58 años, vio la agresión desde el autobús de la línea 53 que conduce y no dudó un momento en auxiliar a la chica. 

Manuel Izaguerri Sánchez, zaragozano de 58 años, es el conductor de autobús de la empresa Avanza que este lunes por la tarde intervino decisivamente para parar una agresión machista en el barrio de Miralbueno.

Este vecino de Garrapinillos, que trabaja como chófer desde hace 24 años, ha explicado que hacia las 20.20, cuando ocurrió la agresión, estaba llegando al final de la línea 53 cuando vio que de un coche que estaba aparcado en el sentido contrario al que él circulaba tenía la puerta abierta y salían unas piernas que se movían con fuerza.

"Vi que las piernas se movían y, como llevaba la ventana abierta porque hacía calor, también escuché gritos", advierte el conductor. En ese momento puso más atención en el interior del vehículo y vio que un hombre intentaba cortar el cuello a la mujer con un cúter. En cuestión de segundos, el chófer ya había parado el autobús, se había dirigido al coche y había agarrado por las piernas a la mujer para sacarla hacia la calzada. 

"Cogí fuerzas de no sé dónde, la cogí por las piernas y la saqué hacia la calzada", se sincera Izaguerri, que afirma que permaneció junto a la chica ta hasta que vinieron otros vecinos y las trabajadoras de una farmacia cercana. Entre todos consiguieron evitar que la joven, de 23 años, se desangrara. 

Mientras tanto, el presunto agresorseguía dentro del coche. "Vi cómo se intentaba cortar el cuello, pero le presté toda mi atención a la chica", detalla. Después, el detenido por la agresión, un vecino de Miralbueno de 34 años identificado como F. C., se bajó del vehículo y una vez fuera intentó agredir de nuevo a su compañera sentimental y, de nuevo, autolesionarse. 

"Fue ahí cuando le cogí la mano en la que llevaba el cúter para quitárselo y me cortó. Se acercó otro hombre y entre los dos pudimos reducirle", señala el conductor de Avanza. En este forcejeo, sufrió un corte en la mano izquierda y le han tenido que dar tres puntos de sutura. Él le resta importancia a la lesión, que de momento le impedirá ponerse al volante del autobús para cubrir la línea 53, como es habitual desde hace varios años.

Izaguerri afirma que su intervención fue un acto reflejo: en cuanto advirtió la situación de peligro supo que debía pararla. "Yo en lo único que pensaba era en salvarla", asevera Manuel Izaguerri, que es vecino del barrio de Garrapinillos, como la víctima. De hecho, cuenta, su hija fue al instituto con la joven agredida.

Esta mañana ha recibido la felicitación de decenas de compañeros y de los responsables de Avanza en Zaragoza. También la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, le ha felicitado públicamente esta mañana, y le consta que su intención es hablar personalmente con él para transmitirle su agradecimiento. Pero, sin duda, la mejor noticia que ha recibido este martes el chófer zaragozano es que la joven agredida ha pasado a planta y se recupera de las heridas que sufrió.