Detenido un yihadista del ISIS que iba a inmolarse en la Semana Santa de Sevilla

18.04.2019

La Policía Nacional ha lanzado una operación este miércoles para desactivar los planes de un yihadista del Estado Islámico que planeaba cometer una masacre en Sevilla. Según han confirmado a El Confidencial fuentes de la lucha antiterrorista, el hombre estaba preparado para atentar de forma inminente contra las procesiones de Semana Santa que recorren estos días las principales calles de la capital hispalense congregando a miles de personas. El operativo policial está coordinado por el Juzgado Central de Instrucción número 4 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

El sospechoso, Zouhair el Bouhdidi, de 23 años, estaba estudiando en la Universidad de Sevilla. Ha sido arrestado en Marruecos, su país de origen, en una operación conjunta con la policía de Rabat y gracias a la información facilitada desde Madrid. Las fuentes consultadas subrayan la peligrosidad del terrorista y su firme determinación de llevar a cabo el ataque. El propio detenido habría admitido ya a las autoridades marroquíes su intención de cometer un atentado suicida.

Los expertos de la Policía Nacional en la lucha contra el terrorismo yihadista llevaban semanas siguiendo sus pasos. El operativo en España se ha centrado en el análisis de sus relaciones personales para tratar de confirmar que no había recibido el apoyo de otras estructuras ni tampoco contaba con colaboradores. En estos momentos, los agentes están registrando su vivienda, en la propia ciudad de Sevilla, en busca de nuevas pruebas sobre sus planes.

El detenido pretendía provocar una matanza con un explosivo de fabricación casera, el TATP o triperóxido de triacetona, también conocido como la 'madre de Satán'. Se trata del material más utilizado por el Estado Islámico por su facilidad para elaborarlo con simples productos de perfumería. Esa fue la sustancia que elaboraron los terroristas de Barcelona y la misma que usó también la célula de los atentados de París de noviembre de 2015, por ejemplo.

Las pesquisas, en las que también ha participado el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), apuntan a que el yihadista tenía previsto atentar en las procesiones de Sevilla de este mismo miércoles, a solo 11 días de las elecciones generales, aunque no se descarta que finalmente hubiera optado por otra fecha. El detenido conoce bien la capital hispalense. Reside en la ciudad al menos desde 2016.

El radical adscrito al ISIS habría elegido la Semana Santa de Sevilla por las enormes aglomeraciones de público que se producen en casi todo el centro de la ciudad. Habría podido ocasionar un elevado número de víctimas utilizando muy pocos recursos. Además, cualquier detonación habría generado estampidas similares a las del año 2000 y posteriores que hubieran agravado la situación.

La Policía Nacional ha lanzado una operación este miércoles para desactivar los planes de un yihadista del Estado Islámico que planeaba cometer una masacre en Sevilla. Según han confirmado a El Confidencial fuentes de la lucha antiterrorista, el hombre estaba preparado para atentar de forma inminente contra las procesiones de Semana Santa que recorren estos días las principales calles de la capital hispalense congregando a miles de personas. El operativo policial está coordinado por el Juzgado Central de Instrucción número 4 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

El sospechoso, Zouhair el Bouhdidi, de 23 años, estaba estudiando en la Universidad de Sevilla. Ha sido arrestado en Marruecos, su país de origen, en una operación conjunta con la policía de Rabat y gracias a la información facilitada desde Madrid. Las fuentes consultadas subrayan la peligrosidad del terrorista y su firme determinación de llevar a cabo el ataque. El propio detenido habría admitido ya a las autoridades marroquíes su intención de cometer un atentado suicida.

Los expertos de la Policía Nacional en la lucha contra el terrorismo yihadista llevaban semanas siguiendo sus pasos. El operativo en España se ha centrado en el análisis de sus relaciones personales para tratar de confirmar que no había recibido el apoyo de otras estructuras ni tampoco contaba con colaboradores. En estos momentos, los agentes están registrando su vivienda, en la propia ciudad de Sevilla, en busca de nuevas pruebas sobre sus planes.

El detenido pretendía provocar una matanza con un explosivo de fabricación casera, el TATP o triperóxido de triacetona, también conocido como la 'madre de Satán'. Se trata del material más utilizado por el Estado Islámico por su facilidad para elaborarlo con simples productos de perfumería. Esa fue la sustancia que elaboraron los terroristas de Barcelona y la misma que usó también la célula de los atentados de París de noviembre de 2015, por ejemplo.

Las pesquisas, en las que también ha participado el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), apuntan a que el yihadista tenía previsto atentar en las procesiones de Sevilla de este mismo miércoles, a solo 11 días de las elecciones generales, aunque no se descarta que finalmente hubiera optado por otra fecha. El detenido conoce bien la capital hispalense. Reside en la ciudad al menos desde 2016.

El radical adscrito al ISIS habría elegido la Semana Santa de Sevilla por las enormes aglomeraciones de público que se producen en casi todo el centro de la ciudad. Habría podido ocasionar un elevado número de víctimas utilizando muy pocos recursos. Además, cualquier detonación habría generado estampidas similares a las del año 2000 y posteriores que hubieran agravado la situación.

Varias personas desataron la histeria colectiva entre los asistentes a las procesiones. La ciudad busca medidas que impidan acontecimientos de este tipo.

El Estado Islámico también tenía otros motivos para fijarse en la Semana Santa de Sevilla, como su enorme proyección internacional -las imágenes del atentado habrían dado la vuelta al mundo, y si algo necesita en estos momentos el ISIS, es publicidad- y la gran carga simbólica de esta celebración, una de las citas más destacadas del calendario católico español y entre las más importantes que tienen lugar en Europa.

El atentado se habría producido, además, en plena recta final de la campaña, resucitando los fantasmas del 11-M, cuando otro nutrido grupo de terroristas provocó 193 muertos a solo tres días de unas generales, causando una auténtica convulsión en la sociedad española. Es imposible predecir qué efectos habría tenido un ataque de estas características en los resultados del 28-A.

Fuentes próximas a las pesquisas aseguran a El Confidencial que se está investigando la vinculación del terrorista con un vídeo que ha circulado en los últimos días en varios grupos yihadistas de Telegram y en el que se anima a lanzar ataques contra las diferentes celebraciones de la Semana Santa en España. Las imágenes, de un minuto de duración y producidas por un órgano de propaganda del Estado Islámico autodenominado Fundación Muntasir Media, incluyen secuencias de los atentados de Barcelona de agosto de 2017 y, también, de las procesiones que recorren estos días las calles de Valencia y Málaga. También pueden verse escenas de calles abarrotadas de ciudadanos, como adelantó 'El Mundo' este lunes. Una voz en castellano acompaña las imágenes. Muntasir Media ya publicó otro vídeo de amenaza a España el pasado diciembre, también con una alocución en castellano. La difusión del último vídeo podría estar directamente relacionada con los planes del detenido en Marruecos.

Como reveló este diario, los servicios de la lucha antiterrorista ya habían advertido de que el Estado Islámico estaba animando a sus seguidores a cometer atentados en sus países de residencia para tratar de contrarrestar los efectos de la derrota sin paliativos que el grupo ha sufrido en Irak y Siria, donde ya ha perdido todos sus bastiones. Hace dos semanas, el Ministerio del Interior optó por mantener el nivel 4 de alerta antiterrorista de riesgo alto, que está en vigor desde 2015, pero aprobando medidas adicionales de seguridad ante la especial amenaza que supone la celebración de la Semana Santa y la cercanía de las elecciones generales del 28-A.